Ya se quien eres

Sign by Danasoft - For Backgrounds and Layouts

.


Click here for Myspace Layouts

sábado, 26 de junio de 2010

Goleada y despedida (0-3)


Costa de Marfil venció 3-0 a la RDP de Corea pero no le alcanzó para acceder a octavos de final de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010. El encuentro, disputado el 25 de junio en Nelspruit, significó la despedida para ambos conjuntos.

Los Elefantes salieron de inmediato a demostrar que su pretensión era anotar la mayor cantidad de goles posible y esperar una derrota de Portugal, para poder avanzar a la segunda fase. En el primer minuto, una buena habilitación dejó a Kader Keita solo frente al arquero que desvió con los pies.

Costa de Marfil mostró velocidad y precisión y asfixió por completo a los asiáticos, que no podían hacerse del balón y mucho menos avanzar con riesgo. Tanta superioridad hizo que el marcador no tardara en abrirse: tras una sincronizada combinación, Yaya Touré definió con clase, a colocar, al poste izquierdo del guardavallas (0-1, 13').

Los Elefantes no se conformaron con eso y siguieron buscando. Didier Drogba disparó un balón con violencia y reventó el travesaño, ocasión que aprovechó Romaric para ampliar la diferencia (0-2, 20')

La ambición de los africanos era desmedida y tuvieron otras dos oportunidades de convertir. A los 31, Keita ejecutó una volea espectacular pero la pelota se fue por encima del travesaño. Siete minutos después, Gervinho desvió un derechazo que se fue cerca del poste izquierda.

Otro gol que no alcanzó
La segunda parte continuó de la misma manera, con los norcoreanos imposibilitados casi por completo de poder salir de su campo y combinar jugadas. Los africanos, si bien bajaron la intensidad producto del desgaste producido en el primer tiempo, siguieron en la búsqueda de la valla adversaria.

A los 67 el tanteador estuvo por ampliarse en una acción de Romaric, que forzó una buena atajada del portero norcoreano. La diferencia se estiró tras un centro de Arhur Boka, que conectó Salomon Kalou (0-3, 81').

El final del encuentro mostró la impotencia de los marfileños, que sabían el resultado de Portugal - Brasil, y a los asiáticos con algunos movimientos aislados para acercarse al área. Fue el fin del recorrido para ambas selecciones, sin los resultados esperados.