Ya se quien eres

Sign by Danasoft - For Backgrounds and Layouts

.


Click here for Myspace Layouts

martes, 15 de junio de 2010

Con el último aliento (1-1)


Cuando todo hacía suponer que Eslovaquia se quedaría con su primera victoria en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010, un cabezazo de Winston Reid en tiempo de descuento le permitió a Nueva Zelanda alcanzar el empate 1-1 y sumar así su primer punto en la historia del torneo. El partido, válido por el Grupo F, se disputó en el Estadio Royal Bafokeng de la ciudad de Rustenburgo el 15 de junio.

Los minutos iniciales resultaron de ida y vuelta y, por lo tanto, entretenidos. Mientras los neozelandeses apostaron por pelotazos largos y cruzados para progresar en el campo, los eslovacos eligieron hacerlo por abajo, utilizando pases cortos y rápidos para conectar a su medio campo con ataque.

Es cierto que no sobraron las situaciones de riesgo, pero cada uno tuvo la suya en el minuto 5. La primera le correspondió a Nueva Zelanda y se originó en otro de los puntos fuerte del equipo, las jugadas a balón parado, pero el cabezazo de Chris Killen encontró bien parado a Jan Mucha.

La segunda le perteneció a Eslovaquia cuando, libre de marca, Vladimir Weiss apareció por derecha, aunque su remate cruzado fue contenido sobriamente por Mark Paston. No fue la única jugada que los europeos hilvanaron por este flanco, ya que a los 28’, tras una buena combinación con el mismo Weiss, Stanislav Sestak remató desviado desde corta distancia.

A esta altura, los europeos ya tenían la iniciativa del partido, más no la constancia para arrinconar a los oceánicos, que incluso casi anotan en su segunda incursión profunda, una aparición dentro del área de Shane Smeltz, tras un buen paso de Rory Fallón, que el 9 desvió por poco. Sobre el final, Paston volvió a mostrase atento para desviar un largo intento de Marek Hamsik.

Pleno en la última bola
Aquella impresión de que Eslovaquia estaba haciendo algo mejor las cosas se plasmó en el arranque del complemento, luego de que Robert Vittek le ganara la espalda a su marcador y, tras un preciso centro de Sestak, cabeceara desde la puerta del área menor al gol (0-1, 50').

La ventaja no relajó a los eslovacos, aunque si le permitió retrasarse unos metros y pasarle definitivamente a Nueva Zelanda el problema de qué hacer con la pelota en los pies. Así, a medida que los oceánicos profundizaban sus ataques, los europeos contaban con más espacio para el contragolpe. Por esta vía, de hecho, casi anota el segundo Vittek a los 69’.

Ante la falta de peso ofensivo del rival, los europeos volvieron a adelantarse en campo con clara intención de liquidar el pleito y evitar cualquier sorpresa. Quizás pensaron que lo peor había pasado cuando un cabezazo de Smeltz salió apenas desviado a tres del final. Error: en la última bola de la tarde, un centro del propio Smeltz encontró la cabeza de Reid y Nueva Zelanda alcanzó la histórica igualdad (1-1, 90'+3').

Por la segunda jornada de la zona, el sábado 20, Eslovaquia enfrentará a Paraguay en Mangaung/Bloemfontein y Nueva Zelanda a Italia en Nelspruit.