Ya se quien eres

Sign by Danasoft - For Backgrounds and Layouts

.


Click here for Myspace Layouts

lunes, 19 de octubre de 2009

Arturo "Zambo" Cavero. Mis cenizas


Algo un poco distinto a lo que acá posteamos pero no por ello menos importante, es el "Zambo" Cavero, quien acaba de morir este 9 de octubre. Se dice que en Perú es todo un símbolo y aquí está para que escuchemos un poco de su obra y espero sea agradable para sus orejas y valga un sencillo homenaje a este ícono de la música peruana...

El "Zambo" Cavero es considerado por muchos peruanos como un símbolo de la identidad peruana o más propiamente de la misma peruanidad, por el peculiar tono de su voz y su manera muy particular de interpretar la música criolla. Como resultado de su larga y prolífica trayectoria profesional, Cavero ha sabido ganarse el cariño y la admiración del pueblo peruano. Algunas de sus mejores interpretaciones son las compuestas por el compositor peruano Augusto Polo Campos, todas interpretadas formando duo con el guitarrista Óscar Avilés. Cavero cantaba pero también durante mucho tiempo fue ejecutante del cajón, el cual dejó de tocar cuando su obesidad empezó a impedírselo. El 3 de junio de 1987, Cavero fue laureado conjuntamente con otros tres artistas peruanos (Luis Abanto Morales, Jesús Vásquez y Augusto Polo Campos) en Washington D. C. por la Organización de los Estados Americanos (OEA), entidad que honró sus méritos por contribuir para que la música peruana establezca la sólida presencia que obstenta en el continente americano y en el resto del mundo. El 5 de octubre de 2009, Cavero ingresó a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Edgardo Rebagliati Martins en el distrito de Jesús María, en Lima, aquejado por una septicemia a causa de la obesidad mórbida que padecía. Sus compañeros del medio artístico y hasta el presidente Alan García lo visitaron por la gravedad de su estado. El 'Zambo' Cavero falleció cuatro días después, el 9 de octubre, aproximadamente a las 12:55 pm (hora peruana). El día domingo 11 de octubre, día de su entierro y previo a este, en una solemne ceremonia en el patio de Palacio de Gobierno el presidente Alan García lo distinguió póstumamente con la Orden del Sol en grado de Gran Cruz, máxima distinción en el Perú.