Ya se quien eres

Sign by Danasoft - For Backgrounds and Layouts

.


Click here for Myspace Layouts

viernes, 25 de noviembre de 2011

Me lo fusilé a colación del 20° aniversario luctuoso de Freddie Mercury


El 24 de noviembre de 1991, Freddie Mercury -Farrokh Bulsara de nacimiento- murió a causa del SIDA, esa enfermedad que cobró una fuerza despiadada en los 80. Su partida causó una extrema tristeza luego de décadas de alegría y proezas musicales al mando del grupo británico Queen.
Este jueves, a veinte años de su fallecimiento, recordamos al artista de voz imponente con cinco anécdotas imperdibles para entender, un poco más, cómo era el creador de "Bohemian Rhapsody". 
MARY, NOVIA Y ETERNA COMPAÑERA. El mundo se sorprendió cuando Freddie Mercury, quien murió de SIDA el 24 de noviembre de 1991, legó la mayor parte de su multimillonaria fortuna a una mujer, Mary Austin, ex novia del líder de Queen que había vivido con él por años en la lujosa mansión Georgiana del barrio londinense West Kesington.
Mucho antes de que Freddie le dijera a sus amigos íntimos sobre su enfermedad le confió su secreto a Mary. Desde aquel momento ella estuvo allí cada día para intentar consolarlo mientras su salud se deterioraba.
"La calidad de su vida había cambiado tan dramáticamente y sufría más dolor cada día. Estaba perdiendo la visión. Su cuerpo cada vez más débil, al tiempo que sufría pequeños espasmos. Era tan angustioso verle deteriorarse de esa forma”, recordó Mary.
“Un día decidió que ya era bastante y abandonó todas las ayudas médicas que le mantenían con vida. Simplemente dejó actuar a la naturaleza. Lo sobrecogedor para mí fue su increíble valentía. Miró a la muerte a la cara y dijo 'está bien, lo aceptaré, me iré ahora.' Pero fue algo tranquilo y murió con una sonrisa en su cara", completó.
NOMBRE DEL GRUPO. A los 19 años, Mary consiguió el puesto de relaciones públicas en la tienda Biba en Kensington. Allí conoció a Freddie y al batería de Queen, Roger Taylor, quienes tenían un puesto en el cercano mercado de Kensington, en el que vendían ropa usada y el trabajo artístico deFreddie.
El guitarrista Brian May los presentó durante una discusión sobre el grupo que intentaba elegir un nombre. Freddie quería llamar al grupo Queen, mientras Brian prefería Build Your Own Boat.
"Recuerdo la melena negra de Freddie, que le hacía parecer un caballero, con su brazo apoyado sobre la repisa de la chimenea de la casa de Brian en Barnes. Estaba muy orgulloso de sus nuevos zapatos blancos. De repente se volvió hacia mí y me pidió mi opinión sobre los nombres. Dije "oh, creo que Build Your Own Boat de Brian".
Pero se salió con la suya, como hacía casi siempre. Al final se decidieron por Queen.
UN ENAMORADO DE LOS GATOSFreddie Mercury amaba a sus gatos de una manera extraordinaria e incluso le dedicó una canción a uno de ellos, “Delilah”, que apareció en el disco “Innuendo” de Queen, el último publicado en su vida.
Es más, en el último video que grabó -“These are the days of our lives”-, el artista aparece vistiendo una camisa impresa con los retratos de sus gatos preferidos.
UN LUGAR LLAMADO MONTREUX. En 1978, el grupo Queen se aprestaba a grabar lo que sería su séptimo disco, “Jazz”, y por primera vez salieron de Gran Bretaña para hacerlo. Su destino fue Montreux, ciudad en la que descubrieron el Mountain Studios, a orillas del lago.
Al principio, Freddie veía a Montreux como una ciudad aburrida, pero con el tiempo aprendería a amarla. Cuando se enteró de que padecía SIDA, el artista decidió comprarse un departamento en Territet (una localidad ‘chic’ de Montreux), y fiel a su estilo, lo decoró muy extravagantemente sabiendo, sin embargo, que no iba a poder disfrutarlo demasiado.
El cantante pareció encontrar allí la paz y tranquilidad que estaba buscando para sus últimos días. Mientras pasaba horas contemplando el lago por su ventana, encontró también la inspiración para escribir sus últimas dos canciones, “A Winter’s Tale” y “Mother Love”.
La ciudad de convirtió en su segundo hogar, y los demás integrantes de la banda se desplazaron hasta allí para acompañar a Freddie y grabar los últimos discos de Queen en el Mountain Studios.
La muestra más elocuente del lugar que ocupaba Montreux para la banda británica, es la portada del último disco, “Made in Heaven”, cuya imagen no es otra que la del bellísimo Lago Lemán. Y la silueta de Freddie es en realidad la de la estatua -una superposición- que fue inaugurada en su honor en 1996.
LA CANCIÓN DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS. En mayo de 1983 Freddie asistió a una actuación de “Un Ballo in Maschera” de Verdi en la Ópera Real. Fue la primera vez que vio a la diva de la óperaMontserrat Caballé pero la fuerza y la belleza de su voz le hipnotizó.
Cuando Queen visitó España para realizar tres conciertos en distintas ciudades, el diario Informe Semanal le hizo una entrevista a Mercury dónde declaró su atracción por la soprano. Monserratescuchó ese comentario y, en 1987, lo llamó para citarlo en un hotel de Barcelona.
El encuentro fue tan positivo que, meses más tarde, la diva y Mercury empezaron a improvisar junto al piano y dieron vida a las ocho canciones que componen el álbum “Barcelona”, cuyo primer single consiguió un éxito arrollador y se convertiría en el tema oficial de los Juegos Olímpicos de 1992, con sede en esa ciudad. (A24)