Ya se quien eres

Sign by Danasoft - For Backgrounds and Layouts

.


Click here for Myspace Layouts

domingo, 31 de octubre de 2010

Pul-mex. Anoche


Hace 13 años que un grupo de amigos de la prepa 6, habíamos decidido hacer una banda; en esta bandita yo comencé tocando la guitarra, luego el bajo, bueno... estabamos comenzando y no sabíamos ni qué tocar, ni teníamos nombre y rolas propias, ya teníamos 2 o 3, pero sin arreglos, por ello, comenzamos tocando nuestras propias versiones de canciones del Three Souls y de El Tri, que para ese entonces comenzaba con su famoso guadalupende... guadalupanismo, con todo respeto para la virgencita, pero que creo yo, marca el inicio de la debacle en la carrera de don Lora.

Pero bueno, retomando mi historia, les comento que en aquellos años de prepa, nos juntábamos a tocar unos vales y yo, y siendo la idea del buen Agustín que en esos días tocaba en una banda llamada El Juicio ( los cuales hoy son una bola de enmascarados que tocan surf, pero no digo su nombre para respetar la identidad secreta de estos luchadores del rocanrol) que fueramos a su casa a ensayar y que él mismo nos prestaba sus instrumentos. Pues ya bien entrados y con la ilusión a tope, fue que en una fiesta que se anunció como el Skalofriante Jarroween en una casa de la calle Matías Romero, muy cerca del Eje Central, hicimos acto de presencia los PULMEX, siendo el Fer en la guitarra y voz, el Piojo en la guitarra, el kurt en la armónica, Pablo en la bataca y su servilleta el chucho en el bajo, finamente ataviado con una chamarra de cuero con cierres oxidados y mi célebre "sudadera", que traducido del pepeslavo al mexicano significa corbata atada en la cabeza al mero estilo del Vulgarcito en la Carabina de Ambrosio; esto fue el principio de una banda que podría ser como cualquier otra, pero en este caso, es la mía y por eso la recuerdo con tanto y tan profundo amor.

La canción que a continuación les presento, la grabamos allá por el año 2000, para el acoplado Un saludo a Juan Hernández vol. 2, que editó Titanio Records, sí!, aquella que tiene sus botaderos de discos de 30 varos en los centros comerciales y en tiendas como Discolandia. En ese tiempo, integrábamos la banda, los que le dimos ese toque único a nuestra música y su sello de rocanrol imeca: el Fer en el bajo (un Washburn negro que él decía que era su propio hijo), Rodrigo "el Elvis" en la guitarra, Alex "el Grillo" en los tambores, mi musa inspiradora Hilda en la armónica y su servilleta casiperruna, en la guitarra; todos cantábamos, componíamos, arreglábamos, desarreglábamos y fumábamos peor que Don Goyo en esos tiempos. Cabe resaltar que en esta rolita la voz es de su Ilustrísima Casiperrosidad, por eso quedó tan fea la rola y que el buen Agustín, del que hice mención unas líneas antes, se echó el palomazo en el piano.


Anoche
tuve un gran sueño con Dios,
todo era tan claro,
rssplandecía mi corazón;
el cielo y las estrellas
brillaban con cálida paz.

Él hablaba
y su voz era un eco armonioso;
mi espíritu
de gran gozo se llenaba,
y maravillado
vi mi vida pasada.

Las imágenes de mi vida
sobre todo el mundo las vi,
las preguntas que hacía
por más ocultas las entendí,
y entonces comprendí
que Dios siempre ha estado aquí.

Estando yo perdido
Él me salvó,
siendo tan orgulloso
Él me perdonó,
mi vida tuvo sentido
al saber que existe Dios

Ahora y siempre
yo le cantaré
y mi blues
será un canto a Él
y aunque el tiempo pase
mi sueño no lo olvidaré.